Frontera entre Argentina y Bolivia, la Quiaca

Frontera entre Argentina y Bolivia, la Quiaca

Estuve viajando por Chile, con la mochila a cuesta y haciendo autostop. Pasé a Argentina haciendo dedo también, pero desde que llegamos a Mendoza no tuvimos tanta suerte al levantar el dedo. Por ello, y dado que en Bolivia me iba a encontrar con mi amigo de la infancia en unos días, no me quedó otra que tomar transporte público para llegar al país vecino. De Mendoza me dirigí a Jujuy, en el norte. Fue allí donde tomé una guagua (autobús) hasta la Quiaca, ciudad donde se encuentra la frontera entre Argentina y Bolivia.

En este post te voy a contar cómo fue cruzar la frontera de la manera más económica posible. Y todo lo que debes saber de este paso fronterizo, como los requisitos de acceso a Bolivia, las casas de cambio de moneda, y cómo moverte una vez que llegues a Villazón, el pueblo del lado boliviano.

La Quiaca, cómo llegar

Argentina es un país caro, que debido la crisis bursátil se están elevando aún más los precios. Por ello, y dado que no funcionó hacer autostop, busqué la forma más económica de llegar a la Quiaca. Allí se encuentra la frontera entre Argentina y Bolivia, la más segura y transitada. Llegué hasta la ciudad de Jujuy, al noroeste del país argentino. Allí tomé una guagua nocturna hasta la Quiaca. El precio fue de unos 300 pesos argentino (unos 11 euros), el más económico que encontré en la terminal. Hay bastantes horarios y precios, por lo que no es difícil encontrar autobús que te lleve hasta la frontera. A otras fronteras el precio del transporte había subido considerablemente, menos a la Quiaca que se quedó tal cual.

La duración es de unas 7 horas entre ambas ciudades, por lo que hacer el viaje de noche me pareció la mejor idea. Llegamos de buena mañana, y antes de lo previsto a la Quiaca. Hicimos un poco de tiempo en la estación ya que no sabíamos si la frontera abría a las 7 u 8 de la mañana. Hacía mucho frío. Pasado un rato nos dispusimos a ir caminando hasta el paso fronterizo. Algunos aseguraban que estaba muy lejos, que era mejor que tomásemos un taxi. Evidentemente nos querían sacar dinero. Pues a la frontera se llega en apenas 10 minutos desde la terminal. Hay que bajar la calle dejando la terminal de transportes terrestre a la derecha hasta llegar a una calle principal.

Una vez llegues a esa calle principal, hay que tomar rumbo hacia la derecha hasta encontrar una gasolinera en la calle que baja. Hay que dejar la gasolinera a la izquierda y seguir en paralelo a las vías del tren, también hacia la izquierda. Ahí ya está indicado el camino y se ve la frontera entre Argentina y Bolivia a lo lejos.

Frontera entre Argentina y Bolivia

El horario del paso fronterizo es de 7:00 de la mañana a 12:00 de la noche. El trámite de salida de Argentina y entrada en Bolivia se hace muy rápido, siempre y cuando no haya cola. En una misma ventanilla te sellan el pasaporte de salida de Argentina y te dan un ticket que debes conservar para salir de Bolivia. En el mismo se indica tu fecha de entrada en Bolivia y el permiso de 90 días de permanencia en el país como turista.

Los requisitos para acceder son estar en posesión del pasaporte en vigor y que no caduque éste en los próximos 90 días desde la entrada en Bolivia. No haber excedido el tiempo concedido para permanecer en Argentina. Además, hay que cumplimentar un formulario que tendrás que rellenar con los datos que se solicitan. Te hacen algunas preguntas por si tienes artículos que declarar en aduana o si estás en posesión de comida, la fruta no está permitida por ejemplo. Si tienes dudas sobre las compras que has realizado, y las franquicias que quieras declarar, puedes consultarlo todo en este enlace.

Consejos

Mal de alturas

Tanto la ciudad de la Quiaca, como la de Villazón, se encuentra a una altura elevada. La Quiaca está a 3.442 metros de altura sobre el nivel del mar. Villazón está a 3.447 metros de altura. Yo no lo sabía, pero desde que llegué a la Quiaca me empecé a encontrar bastante mal. Me dolía la cabeza, y me faltaba el aire. Lo noté aún más cuando estaba ya en Villazón y fui caminando hasta la terminal de transporte. Me encontraba realmente mal, estaba mareada.

Le pregunté a un señor que si conocía la altura a la que nos encontrábamos. Me dijo que no, pero que suponía que sobre los 1.500 metros de alto. De ser así, no entendí mi mal estar. Hasta que pude comprobarlo. Efectivamente, estaba padeciendo el mal de altura. Fui a comprar agua, es una de las cosas que hay que beber en abundancia para aplacar los efectos del mal. También compré unas chocolatinas, el azúcar ayuda también a combatir los síntomas. Es recomendable estar preparado antes de empezar a sentir los síntomas. Por ello, es mejor que bebas algún mate de coca antes de emprender el viaje.

Casa de cambio

Al llegar a Villazón tenía que desprenderme de los pocos pesos argentinos que me habían sobrado. Cuando llegas a Bolivia, en la misma frontera lo que no faltan son las casas de cambio. Entré en varias a preguntar a cuánto estaba el cambio. La verdad que la conversión que hacen es bastante mala y sales perdiendo considerablemente. Fui a la menos mala. Error. Si te adentras en la ciudad, hay otras casas de cambio que cuentan con una conversión monetaria más real, por lo que no pierdes tanto dinero.

Otros consejos

En la frontera está prohibido sacar fotografías. Ni de lejos, ni de cerca. De hecho si intentas hacerlo habrá algún oficial que te impida hacerlo y te amenace con confiscarte el dispositivo. No entiendo el motivo, pero es así.

Si vas a viajar a otros puntos de Bolivia, como a Uyuni, como hice yo, deberás ir hasta la terminal terrestre de transporte. Se encuentra algo retirada de la frontera entre Argentina y Bolivia, pero no es imposible llegar a pie. Se tardan unos 20 minutos o media hora, dependiendo del paso.

Como estás bastante alto, es recomendable caminar despacio. Ir con la mochila lo dificulta todo, pero por ahorrar un poco de dinero, se va caminando y listo. No tiene pérdida. Hay que seguir la calle principal recto hasta ver una señal que indica que la terminal se encuentra a la derecha. Yo me serví de mi inseparable amigo de camino: maps.me una app que funciona como google maps pero sin necesidad de tener internet, solo con el GPS activado. Y sino, siempre funcionará el ir preguntando dónde queda.

Espero que te haya servido de ayuda este post sobre la frontera entre Argentina y Bolivia. Si tienes alguna duda, sugerencia o aclaración, no dudes en dejar un comentario. Y si crees que esta información le puede servir a alguien, ayúdame a llegar a esa persona compartiendo este post. Nos vemos en el camino.